FOTOGRAFÍA

fotografía de Rafael Luque Rojo.

sobre santa eulalia

SOBRE SANTA EULALIA.

Nuestra Eulalia.

"Santa Eulalia... quizá no se ha visto en la Iglesia cosa que muestre más visiblemente el poder de la gracia, ni quizá cosa que de más honor a la religión".

Jean Croisset

"Eulalia de Mérida es la más graciosa de todas nuestras vírgenes mártires... Su sangre es la más tierna, la más roja y la más fúlgida".

Luís Riber.

"Difícilmente se encontrará figura que más repercusión haya tenido en la historia de Oviedo, e incluso del Principado, durante siglos de la que le cupo a la niña mártir santa Eulalia de Mérida, cuyas reliquias, según tradición escrita que se remonta a primera mitad del siglo XII, vinieron a Asturias en tiempos del Rey Silo (774-783), para acabar recalando en Oviedo, traídas aquí desde Pravia por el rey Alfonso II el Casto(791-842).Se podría decir, sin exagerar, que desde principios del siglo XVII hasta finalizar el siglo XIX ella fue el alma de todas la vida de la ciudad, tanto religiosa como social, por las implicaciones que su devoción y culto llevaba consigo en todos los órdenes".

Enrique López Fernández.

Historia de la asociación de la virgen y mártir santa Eulalia de Mérida

HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN.

La Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia fue fundada, como Cofradía, hacia 1268 por el Maestre de la Orden de Santiago de la Espada D. Pelayo Pérez Correa con el fin de reedificar el templo emeritense dedicado a su mártir y destruido durante la dominación musulmana; no obstante a esta Cofradía pertenecieron todos los súbditos no emeritenses de la Orden ubicados en sus territorios de la antigua Provincia de León situada en la actual Extremadura y que contribuyeron económicamente a la reedificación de la Iglesia.

En 1647 recibió la aprobación Pontificia de S.S. Clemente X y a finales del siglo XVIII también la Real de Carlos IV al cumplir las disposiciones de la Ley 6º, Título 2º, Libro 1º de la Novísima Recopilación.

No obstante el Ayuntamiento emeritense desde finales del siglo XVI le confirió cobertura legal bajo su Patronazgo al ser una institución abierta a todos los emeritenses sin distinción de sexo, profesión o clase social.

En el siglo XIX usó la denominación de "Hermandad" que es equivalente a la de "Cofradía".

Y a finales de este siglo, el día 6 de diciembre 1868, esta antigua Cofradía o Hermandad se constituía como Sociedad o Asociación con el fin de dar culto religioso a la mártir en las calles de Mérida, hecho que había sido prohibido a la Iglesia.

A principios del siglo XX, en 1908, el Obispado de Badajoz le reconoció la nueva titulación.

Actualmente en consonancia con el mensaje evangélico y las disposiciones de su Junta Rectora y del Arzobispado su acción va más allá del culto a Santa Eulalia participando activamente en obras culturales de índole religiosa y de solidaridad.

Dirección de su Página Web: http://www.santaeulaliademerida.es/

Otro Blog de la Asociación:

http://santaeulaliademeridaodebarcelona.blogspot.com/

Letra del HIMNO Gloria y Honor oficial en Totana y en Mérida.

Gloria, honor a la Mártir de Cristo

que en la arena luchando valiente,

esmaltó con su sangre inocente

de pureza el virgíneo cendal:

Y hoy ostenta vibrante la palma

que en el cielo su triunfo pregona,

mientras Cristo su frente corona

con la gloria del lauro inmortal.

Portada e índice de la revista “Eulalia” nº 15, año 2010.


Niñas que realizaron la primera ofrenda floral y poética moderna a Santa Eulalia.

ÚLTIMAS noticias e informaciones publicadas:

NUESTRAS NOTICIAS e informaciones:

domingo, 19 de diciembre de 2010

LA FESTIVIDAD DE SANTA EULALIA EN VILLASINTA DE TORÍO, LEÓN.

VIERNES 10 DE DICIEMBRE DE 2010


Santa Eulalia

Hoy día 10 de Diciembre y en medio del Adviento (foto izda.), celebramos la fiesta de la patrona de nuestra parroquia, Santa Eulalia, foto de la dcha.

Con un tiempo espléndido y como ya es tradicional, pujada por las mujeres, tal y como vemos en las siguientes fotografías, se procesiona la imagen de nuestra patrona, por las calles del pueblo, mientras redoblan las campanas.

En la ultima fotografía, a la derecha, nuestro párroco D.Valentín, acompañado de las mayordomas Maribel yAngeles, los cuales irradianalegría, que esperamoscontinúe y nos contagien a los demás.

HOMILÍA DE MONS. JESÚS SANZ MONTES ARZOBISPO DE OVIEDO CON MOTIVO DE LA FESTIVIDAD DE SANTA EULALIA.

VIERNES 17 DE DICIEMBRE DE 2010


Santa Misa en la Solemnidad de Santa Eulalia de Mérida, patrona de la Archidiócesis de Oviedo

Homilía de Mons. Jesús Sanz Montes
Arzobispo de Oviedo

S.I. Catedral de San Salvador
Oviedo, 10 de diciembre de 2010

Querido Sr. Obispo Auxiliar, Cabildo Catedral y demás Hermanos Sacerdotes; Excelentísimas Autoridades, Sr. Alcalde y Corporación Municipal; miembros de la Vida Consagrada, fieles cristianos laicos: Paz y Bien.

En un rincón de nuestro diciembre y nuestro adviento, nos espera siempre esta fecha para honrar a nuestra Patrona de toda la Archidiócesis de Oviedo, Santa Eulalia. Nuestra vida se vuelve a vestir de alegría.

¿Qué es lo que celebramos los cristianos cuando hacemos memoria de nuestros santos? ¿Por qué después de casi XX siglos honramos a una mártir que vivió y murió a caballo del siglo III y el siglo IV? No estamos ante una persona entregada y diligente que hace bien su menester, y que dedica algunos ratos de su tiempo libre a una causa justa, o unos meses de su vida como generoso voluntario de una ONG altruista, sino ante alguien que ha pagado con el supremo sacrificio de la propia vida aquello por lo que luchaba, aquello por cuanto sabía y amaba. Y la pregunta que nos surge es cuál es el secreto y cuál es la compensación de semejante precio, el mayor que una persona puede exhibir.

Los mártires cristianos, los del siglo tercero, los del dieciocho o los del veintiuno, no son kamikazes terroristas. La altura moral, la sabiduría con la que han vivido su vida y su muerte, la paz y bondad con la que acertaron a caminar sus senderos y abrazar el momento final de su adiós terreno ante el paredón de turno que les negaba su vida y su dignidad, nos dice que no estaban locos. Y por esa razón no eran tampoco huraños de su suerte que propiciasen tan fatal desenlace provocando a quienes luego ejecutarían su final.

¿Qué es lo que, entonces, celebramos al recordar un martirio que tuvo lugar hace tantos siglos? La palabra mártir es un vocablo de raíz griega que significa testigo. El mártir no es un loco irresponsable, ni un masoquista inconsciente, sino un testigo, un testigo de otro. Ellos han querido vivir acogiendo la Palabra de ese Otro, la Palabra de Dios, que acertarán a cantarla en sus labios hasta el final. También han querido acoger la Presencia de ese Dios, de la que nutrirán su esperanza y amor también hasta el final. Testigos de una Palabra y de una Presencia, las de ese Dios que no enmudece ni huye ante nuestro devenir, porque Dios no sólo nos indicó el camino, sino que se hizo caminante junto a cada cual.

Hoy reconocemos ese amor que Santa Eulalia tuvo hacia Jesucristo y hacia su Evangelio, hasta hacerla testigo, mártir, y la memoria histórica de la Iglesia no lo ha olvidado ni lo puede olvidar. Es apasionante el iter biográfico, el existencial real que no siempre se ha podido documentar, de esta joven niña emeritense. En la Roma de Occidente, como se llamaba a la Augusta Emérita que la vio nacer hacia el año 292, se desenvolvió esa corta e intensa vida de una mujer cristiana que con tan sólo doce años estaba madura para la gran elegía del amor entregado hasta el final, verdadero homenaje de fe y fidelidad a ese Dios que vale más que la vida, como dice el salmo 62.

Prudencio nos ha permitido asomarnos en sus versos e himnos a los retazos biográficos de la joven Eulalia. La reciente publicación de nuestro hermano el canónigo y estudioso D. Enrique López Fernández, nos da abundante y documentada razón de los avatares personales de Santa Eulalia y de su llegada a nuestra Diócesis como devoción, así como su desarrollo litúrgico, cultural y devocional a través de los siglos y los lugares del mundo. A esta obra remito a quienes deseen conocer y profundizar en nuestra joven mártir patrona, Santa Eulalia.

«Tú has sacado fuerza de lo débil, haciendo de la fragilidad tu propio testimonio», escucharemos luego en el Prefacio de los mártires que recitaremos en esta misa. Es la paradoja cristiana de todos los tiempos: que una debilidad natural, la propia de nuestra humana condición, se puede tornar en una fuerza real que comunica la audacia valerosa cuando llegan momentos en los que por nosotros mismos no podemos responder de modo extraordinario, y es entonces cuando en medio de nuestra fragilidad es la fortaleza del Señor la que queda manifiesta.

Hay que querer mucho a una Persona y estimar del todo su Palabra, para estar dispuestos a dar nuestra vida por ese Rostro y esa Voz. Los mártires como Santa Eulalia lo han hecho, y en su gesto queda patente un amor que no es reaccionario, sino tan sumamente gratuito y puro que busca la gloria de Dios y la bendición para todos, incluyendo a los que te siegan el hilo de la existencia.

Acaso podríamos pensar que se trata de una gesta admirable, incluso desde un punto de vista creyente, de algo que sucedió hace ya mucho tiempo, y que no tiene que ver nada con nuestros días. Sin duda alguna que hoy las persecuciones que sufre el pueblo cristiano, tienen otros modos a los que conocemos de la época de santa Eulalia. Pero el reto y la batalla han ido perviviendo a través de los siglos.

Por eso, aunque nos persigan, apoyamos la familia fundada sobre el matrimonio entre hombre y mujer, por amor y para siempre, como unidad básica de la sociedad. Aunque nos persigan, defendemos la vida, toda la vida, la del no nacido aún, la del nacido en todas sus etapas y las del enfermo o anciano terminal. Aunque nos persigan, creemos en la libertad, en la libertad religiosa y en todas las demás, particularmente en la que asiste a los padres a elegir una educación para sus hijos que ofrezca todos los componentes de una formación integral sin que queden censurados o mutilados aspectos que nos constituyen como personas. Aunque nos persigan, lucharemos por la paz, se llame como se llame la guerra que la pone en entredicho. Los pobres de todas las pobrezas, los indigentes de todas las indigencias, seguirán siendo nuestro principal tesoro y a los que queremos acompañar para darles dignidad y velar por sus derechos.

Llamados a ser testigos de la historia cristiana que ha generado cultura, paz, justicia y derecho, cada vez que se intenta por unos pocos poderosos e influyentes, secar la raíz de nuestra civilización occidental que no sería imaginable sin estas raíces grecolatinas y cristiana, aunque nos persigan seguiremos escribiendo y defendiendo esa historia. 

Quiera el Señor concedernos por la intercesión de Santa Eulalia, el recuerdo agradecido de su vida y la acogida generosa de su legado testimonial, para lograr nosotros, cada cual en su ámbito y con su responsabilidad, dar la vida en la trama cotidiana de nuestro trabajo bien hecho, buscando la gloria de Dios y el bien de las personas que se han puesto bajo nuestro cuidado y responsabilidad.

El Señor os bendiga y os guarde.

sábado, 11 de diciembre de 2010

OFRENDA FLORAL Y POÉTICA A SANTA EULALIA DURANTE EL OFERTORIO DE LA EUCARISTÍA; RECIBIÓ LA OFRENDA EL ARZOBISPO D. SANTIAGO GARCÍA ARACIL.


El año pasado, en su primera edición moderna, cuatro niñas -de Calamonte y de Mérida- hacían una Ofrenda Floral y Poética tal como la había descrito Prudencio.
Este año la han realizado los niños que preparan su comunión en la Basílica de santa Eulalia y el próximo año este honor les corresponderá a niños y niñas de la Parroquia de Santa María de la Plaza Mayor.
En la imagen D. Santiago García Aracil, recibe el Hornito con la flor y el poema.

PROCESIÓN DE IDA O DEL 9 DE DICIEMBRE (EN PREPARACIÓN).











LA FESTIVIDAD DE SANTA EULALIA EN OVIEDO.

El Arzobispo invita al martirio en defensa de la vida, la familia, la paz y la libertad

El nuevo deán ve el cargo como una faena y Sanz le replica que sólo le acepta el término en el sentido taurino


VOTE ESTA NOTICIA  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
De izquierda a derecha, Belén Fernández, Paloma Gázquez y Carmen Manjón, portando la arqueta con las reliquias de Santa Eulalia y, detrás, Raúl Berzosa y Jesús Sanz, con mitra, y Benito Gallego, durante la procesión por la Catedral.

De izquierda a derecha, Belén Fernández, Paloma Gázquez y Carmen Manjón, portando la arqueta con las reliquias de Santa Eulalia y, detrás, Raúl Berzosa y Jesús Sanz, con mitra, y Benito Gallego, durante la procesión por la Catedral. miki lópez
J. N.

La fiesta de la mártir Santa Eulalia de Mérida, patrona de la diócesis de Oviedo, contó ayer con un prólogo: la toma de posesión de Benito Gallego como deán del cabildo de la Catedral.

En el coro de la basílica y con gran solemnidad, el nuevo deán realizó la preceptiva profesión de fe y después repaso su vinculación al cabildo para concluir que al ser nombrado deán pensó «qué faena me han hecho», reflexión que redondeó diciendo que el nuevo cargo era un «honor y una faena».

Entre bromas y veras, el arzobispo Jesús Sanz afirmó, en su turno, que sólo le «aceptaba hablar de faena si lo decía en el lenguaje taurino: una faena de un maestro, una faena de quien se afana» en su labor. Concluyó diciendo: «señor deán, maestro, ¡a la faena! Que Dios te bendiga».

Después se celebró la misa solemne en honor de Santa Eulalia. Primero, el Arzobispo, el obispo auxiliar Raúl Berzosa y los canónigos fueron en procesión hasta la capilla de la mártir. Allí, cuatro concejalas -Conchita García, Belén Fernández, Carmen Manjón y Paloma Gázquez- cogieron en andas la arqueta que contiene las reliquias de la santa y todos fueron hasta el altar. Durante la misa -en el primer banco ya desde la toma de posesión del deán estaba el alcalde Gabino de Lorenzo- el Arzobispo ofreció una excelente homilía en la que habló del sentido de martirio y lo actualizó indicando que hay que luchar y si es preciso hasta las últimas consecuencias por la familia, el matrimonio, la defensa de la vida, los enfermos impedidos, la libertad, la libertad religiosa, los pobres, la paz y nuestras raíces culturales.